Bosque de Muniellos

Bosque de Muniellos

Reserva natural de Muniellos.

El bosque que sólo transforma la propia naturaleza.

Llerones

Llerones

Muniellos está situado en occidente de Asturias en el Concejo de Cangas del Narcea, ocupando una extensión de 60 km2 y 2.695 hectáreas. Con altitudes que varían desde los 680 metros en Tablizas, punto de recepción de visitantes hasta los 1.640 del Pico de la Candanosa. El bosque es esencialmente un robledal, (el mayor de España y uno de los mejor conservados de Europa), donde predomina el roble albar, aunque abundan todo tipo de árboles del bosque atlántico, destacando el tejo, los acebos y hayas y los abedules. Junto al río homónimo el Muniellos encontraremos multitud de ejemplares del bosque de ribera, como son los fresnos, sauces, avellanos y pláganos. Sin olvidarnos de la gran cantidad de musgos y líquenes que ocupan la zona baja del bosque, más de 500 especies de líquenes y alrededor de 335 clases de musgos.
En 1982 fue declarado Reserva Biológica Natural, posteriormente en 1994, el bosque de Muniellos fue declarado Reserva Biológica Natural y finalmente en el 2000 la UNESCO le declaró Reserva de la Biosfera. Además de estar identificada como una Zona Especial de protección para las aves (ZEPA), por su propia riqueza ornitológica. Todas estas calificaciones nos llevan de inmediato a entender el valor paisajístico y de equilibrio biológico que representa, al ser un punto neurálgico de biodiversidad de la cordillera Cantábrica.

Rama de acebo

Rama de acebo

En su extensión además de la cantidad de plantas vasculares (helechos), cabe destacar el Ranúnculo de Muniellos (endémica del bosque de Muniello), una planta herbácea silvestre con hojas en forma de corazón y flores blanquecinas que predomina en el monte de Valdebueyes.

Garza en Muniellos

Garza en Muniellos

En cuanto a su fauna debemos citar los más de 1.100 invertebrados, y los alrededor de 144 especies de vertebrados, donde el oso, el urogallo y el rebeco son los protagonistas indiscutibles de este “Paraíso Natural”.
Dado su alto nivel de protección, la visita a Muniellos está regulada y controlada, limitándose el acceso a sólo 20 personas al día, además de estar prohibido acampar, pescar, hacer fuego o fumar. Para acceder al bosque es necesario un permiso que otorga la Consejería de Agroganadería.
La visita se realiza recorriendo un itinerario de alrededor de 20 kilómetros y previamente hay que advertir de la dificultad del mismo. Especialmente si se lleva a cabo en los meses de invierno, donde el “sendeiro” puede estar bloqueado por árboles desprendidos, argayos en medio del camino o nieve acumulada en las umbrías del monte. El tiempo aproximado en recorrerlo es de alrededor de ocho horas, recalcando que el ritmo de paso debe ser elevado.

Hay otro itinerario de menor recorrido que transcurre siguiendo el cauce del río hasta llegar al cruce que nos conduce a la subida a las lagunas, en este caso la longitud del trayecto es de unos 16 kilómetros, aunque el desnivel también es fuerte especialmente en los últimos kilómetros del arroyo de la Candanosa antes de llegar al cruce.

Itinerario

Itinerario

RUTA.

Circular.
Tiempo estimado. 7 – 8 horas dependiendo de la estación.
Desnivel. 700 metros.
Dificultad. Alta en invierno. Media en resto de estaciones.

Parte del lugar de las Tablizas, donde se encuentra el Centro de Recepción, donde nos recibirá el guarda y comprobará nuestra autorización y nos solicitará el DNI para chequear la misma. También nos informará sobre el recorrido, su dificultad, las normas relatará una pequeña exposición sobre el parque y su historia.

Primer tramo. 12 kilómetros. De Tablizas al cruce de “Las Tres Cruces”.
(4 horas).

La primera subida acomete un desnivel de unos 300 y pico metros, en fuerte y exigente ascenso hasta la Fuente de Fuenculebrera (dos horas). Discurre por un bello entorno (Llerones). 30 minutos hasta el puente sobre el arroyo Cullada. Para disfrutar a tope de la naturaleza, si nos lo permite el aliento, del robledal denso por el que discurrimos. Atravesaremos varios canchales o llerones, En uno de ellos antes de llegar a la fuente, encontraremos unas cuerdas ancladas a la roca que nos facilitaran el paso.
En los alrededores de Fuenculebrera podremos disfrutar de un magnífico ejemplar de roble de más de 300 años, el roblón de Muniellos).
Tiempo total hasta Fuenculebrea, aprox. 1.45 horas
Desde Fuenculebrera al cruce de “Las Tres Cruces”. El “sendeiro” continua en ascenso pero esta vez menos pronunciado y con menor arbolado. Aquí encontraremos numerosos ejemplares de hayas y acebos. El problema en invierno viene representado por la presencia de troncos derrumbados en medio del sendero, la presencia de neveros que dificultan el seguimiento del mismo, si no está pisado, y los constantes derrumbes o argayos que entorpecen y atrasan el discurrir de la ruta. Después de atravesar las numerosas vaguadas de la sierra del Connio, y dejar atrás el paraje llamado “sestu rapau”, desde donde disfrutar de la soberbia panorámica de la “U” glaciar de la Candanosa, donde se ubican las lagunas de Muniellos, llegaremos en otras dos horas al citado cruce, no se antes admirar el “Xardón de la Candanosa”, un ejemplares de acebo que destaca por sus grandes dimensiones.

Laguna de Muniellos

Laguna de Muniellos

Una vez en el cruce podremos optar por continuar con la ruta en descenso hasta nuestro lugar de partida o bien subir hasta las cubetas al pie del glaciar donde se localizan las lagunas de Muniellos. Este recorrido de ida y vuelta nos llevará aproximadamente una hora más de caminata y nos conduce hasta la laguna de la Isla. Las otras tres restantes son de muy difícil acceso sobre todo, insistimos una vez más en invierno.
Después de visitar la laguna, debemos regresar al cruce. Una vez allí tomaremos el sendero que linda con el río y comenzar a descender ya sín tregua hasta nuestro punto de partida. El tiempo invertido en la bajada será de aproximadamente dos horas. Este último tramo, es de una belleza insuperable, una sucesión del arbolado típìco del bosque de ribera, una paleta de colores, un museo abierto de olores y sensaciones, en definitiva un auténtico disfrute para todos los sentidos y un museo abierto donde contemplar un sinfín de líquenes, hongos y musgos. Advertir por último, que nos toparemos con varios troncos de árboles bloqueando el sendero, lo que convierte la bajada en una auténtica gincana.

Indicaciones antes de realizar la caminata.

Entrada y salida exclusivamente por Tablizas.
No se puede llevar ningún animal de compañía.
Horario de visitas, del 01.11 al 31.01 de 09 a 17 horas. Del 01.02 al 31.03 y del 01.10 al 31.10 de 09 a 18 horas. Del 01.04 al 30.09 de 09 a 19 horas.
El permiso queda reservado hasta las 10.00 a.m., si cree que se va a retrasar hay que avisar al número 661.93.15.80.
Ruta desaconsejada para niños o personas sin una adecuada preparación física.
Esencial ir provisto de calzado y ropa adecuada, así como de polainas en invierno.
Se concede un único permiso por persona y año.
Sitio web para solicitar el permiso, http://goo.gl/4NA6f0